16-03-2017 | OPINIÓN | EDUARDO TULA

Olavarría fue esta vez el centro de la escena. “Estén atentos, ahora parece que quieren bajar la edad de imputabilidad a los menores. El porcentaje de menores de 14 años que delinquen es ínfimo” dijo el Indio desde el escenario y la respuesta del público se hizo sentir coreando el canto que se escucha en todas las marchas: “Macri basura vos sos la dictadura”. En la previa se podía ver carteles con la inscripción: “Macri=hambre.

El Indio como fenómeno del rock nacional hace ya bastante tiempo que tiene una convocatoria que sobrepasa todo límite. Como toda estrella genera controversia, por ejemplo el domingo 12 del corriente, desde temprano algunos trasnochados con aire fascista comparaban un género musical como lo es heavy metal, con la música de Los Redonditos de Ricotas, dándoles a los primeros el estatus de culto, entrando así en la vieja discusión de la civilización versus la barbarie.

Desafío

La estrella de rock con más convocatoria, desafío al poder, no saludo al intendente de Olavarría pero además hace tiempo que se definió políticamente. ¿Qué queremos decir con esto? Lo que queremos decir con esto es lo siguiente: aquel que no está de acuerdo con las políticas de este gobierno, es blanco de todo tipo de ataque. La semana pasada el enojo que manifestó el pueblo trabajador en la marcha de la CGT y que provoco la huida del triunvirato del escenario, fue reducida a un escándalo K por los medios oficialistas, en lo local la clausura de la radio el Vecinal que no fue otra cosa que una censura, al no tener éxito esta medida, hoy una muralla de madera pretende ocultarla del público. Desde lo micro a lo macro se ataca a diestra y siniestra, desde querer callar al cantor del pueblo hasta atacar a los medios que comunican lo que a ellos no le conviene.

El intendente garante del espectáculo

Para argumentar este ataque al Indio Solari cabe mencionar, que el mismo Ezequiel Galli (perteneciente a Cambiemos) intendente de la ciudad  que fue el escenario del masivo concierto, convocaba desde los twitter al recital casi desde el mes de enero, pero no solo eso, sino que también él fue el fiador ante la justicia para que el evento se realice. Lo hizo como lo vienen haciendo ellos; mediante un Decreto de Necesidad y Urgencia. Por escrito el intendente se comprometía con lo siguiente: “es dable destacar que el municipio que represento colaborara de manera que todas las partes involucradas en el convenio celebrado resulten indemnes a las consecuencias que pudieran derivar del evento musical a llevarse a cabo”. El domingo declaro que la cantidad de gente lo sobrepaso y culpo a la organización de los desmanes, las muertes y el caos.

Lamentamos las muertes, pero también repudiamos cualquier ataque a los artistas y a quienes se expresen en libre opinión y con actitud democrática. La negligencia o provocación de parte de este gobierno, en lo nacional, provincial y municipal o sea en cualquier instancia donde gobiernan, no tiene escrúpulos, vienen por todo y por todos/as nosotros/as eso ya está demostrado. Pretendieron asustarnos, pretendieron angustiarnos, pero para tranquilidad de los familiares los seguidores del Indio fueron llegando a lo largo del día y quizá traían en el corazón la imagen más maravillosa que puede traer un hincha. También nos trajeron la otra versión de lo ocurrido, versión que se contradice con la de algunos medios canallas.

La agencia TELAM anuncio un número de 7 muertos y al rato la mentira se les caía, pues la cantidad concreta de muertos eran dos. El fantasma de Cromañón desapareció casi en el mismo tiempo que se quiso avivar, hasta el presidente quiso sermonear diciendo: “esto sucede cuando uno pasa por encima las normas”. Él, el mismo que se rasgó la vestidura cuando sucedió lo de Cromañón acusando al destituido jefe de gobierno de la CABA Aníbal Ibarra de responsable por la tragedia, livianamente omitió juzgar con la misma vara a Ezequiel Galli también responsable. En definitiva este gobierno no puede maniobrar la política económica que lleva adelante sin generar malestar, por ello hay que estar atentos ya que no van a escatimar recursos para generar caos y así aplicar represión sobre los que se están siendo afectados por el neoliberalismo desbocado que nos han traído.