Habrían sido excarcelados los oficiales de policía acusados de intento de extorsión y amenazas

1-12-2017 | Luego de permanecer detenidos desde el lunes

0
52

Fueron detenidos debido a una denuncia que realizó un comerciante de General Rodríguez meses atrás en la fiscalía. Permanecerían libres mientras avanza la investigación ya que se considero que no habría peligro de fuga.

Se conoció en horas tempranas del viernes pasado que finalmente habrían sido excarcelados los oficiales de la policía detenidos por  una causa caratulada como  “EXTORSIÓN EN TENTATIVA, ABUSO DE AUTORIDAD Y AMENAZAS”.

Ante el pedido a la fiscalía de las defensas de los acusados; a  la Subcomisario Silvina Martina Franco, la Oficial Subinspectora Zelaya Melina Marcia y el oficial de la policía local Pedro Álvarez, se les concedería el beneficio mientras se lleva a cabo la investigación, con el compromiso por parte de los imputados de garantizar no alejarse de su domicilio por más de 24 horas.

Sin embargo la investigación continúa en marcha y la excarcelación sería un beneficio provisorio, que podría revocarse en caso de demostrarse la culpabilidad.

LA DETENCIÓN DE LOS OFICIALES:

Personal de Asuntos Internos, que maneja la Dra. Florencia De Sensi, se encargó del operativo realizado el pasado lunes por la tarde, bajo la orden del fiscal Federico Luppi, que llevaba adelante la causa.

Fue en la UFI N°10  donde se  procedió a la detención de las tres oficiales acusados como responsables del  hecho denunciado por un comerciante de General Rodríguez meses atrás.

Las mujeres detenidas habían permanecido en el calabozo del Comando de Patrullas, mientras que el oficial masculino habría sido alojado en la Comisaría 1°.

LA DENUNCIA DEL COMERCIANTE POR “EXTORSIÓN” Y “REPRESALIAS”:

Hace algunos meses se conoció el rumor de que un comerciante local habría sido víctima de extorción y que había logrado documentar la situación mediante material fílmico. Con el correr de los días se cupo que finalmente se había realizado la denuncia correspondiente por lo sucedido. Sin embargo hasta hace tres semanas no se conocían mayores detalles, pues la victima aún no había realizados declaraciones al respecto.

El comerciante finalmente dio a conocer que fue lo que realmente sucedió. En entrevista para el semanario El Vecinal, el dueño de una reconocida gomería puso de manifiesto la denuncia realizada por el mismo en la Fiscalía N°10 de General Rodríguez, ante un supuesto intento de extorsión por parte de efectivos de la Policía Local y posteriores represalias a raíz de la denuncia.

El mismo sostuvo en la entrevista que el miércoles 9 de agosto al mediodía un efectivo de la Policía Local, se acercó hasta su comercio buscándolo para preguntarle por los autos estacionados en la vereda de enfrente. En ese momento dice que pensó que le querían comprar uno hasta que el oficial, le habría dicho: “con quién arreglas vos para poner los autos arriba”, a lo que el comerciante le habría respondido que con nadie, ya que sostiene una buena relación con el comercio. El policía, le habría manifestado que si arreglaba “con nosotros nadie te va a molestar”.

Adivinando la intención, el comerciante expresó que le pregunta al efectivo si lo estaba coimeando y este le habría reiterado que le pide “una colaboración”.

Posteriormente, ante la pregunta del comerciante, el efectivo le habría afirmado que lo enviaba “Sergio Cuello”, por lo que lo llamó inmediatamente ya que lo conoce desde temprana edad. El Delegado de Malvinas niega haber enviado a alguien.

Cuando se estaba yendo el efectivo le habría dicho: “ya nos vamos a encontrar en la calle”. Ante la amenaza el comerciante explica que lo empuja contra la pared, “y amagó a sacar la pistola”.

Es en este momento cuando habrían llegado dos mujeres policías. Mientras el comerciante intenta explicarle lo que sucedió, una le habría dicho: “Como le va a faltar el respeto a la autoridad” y le pregunta posteriormente al policía “¿Pero qué te paso Gordo?”.

Al día siguiente Gotta se enteraría, según sus palabras, de quienes se trataba, de “la Jefa de la Policía Local y la otra la Subjefa y el que vino a coimear era la pareja de la jefa”.

Luego se habría acercado el Director de Tránsito, “Luis Billone junto al Jefe de Calle de la Comisaria Primera de la localidad”, quien habría tratado de poner paños fríos, pero para intentar calmar a la oficial, le hace una boleta al comerciante por uno de los “camioncitos” que tienen estacionados al frente del comercio. Al día siguiente “las represalias empezaron a venir”, agregaba el comerciante.

Se habría acercado una persona con un legajo “donde había foto de la gomería, que me había sacado Sergio Fernández desde la otra cuadra por Demaestri. Fue el día que cayo piedra”. Ese día, según contó Gotta, permitió que su hijo y un cliente metieran el auto bajo techo para impedir que fueran golpeados por el granizo, esto le habría valido una sanción por “obstrucción del paso a peatones”; “El que escribe eso es Sergio Fernández y es el que tiene a cargo la Policía Local” agregaba el comerciante.

Al lunes siguiente, continúa Gotta en la entrevista realizada por el Vecinal, Billone habría insistido para que se reúnan a charlar, algo que finalmente el dueño de la gomería no acepta. Al día siguiente, “me plantan todo los carteles de Carrefour donde se dice que no se puede estacionar”, aparentemente en represalia porque le tuvieron que devolver el camión, ya que fueron desestimadas “todas las infracciones”.

Sobre sugerencias que le habrían realizado para que se acercara a charlar con Darío Kubar sobre el problema que estaba atravesando, Gotta comentaba: “Yo ya lo había ido a ver al intendente en el caso anterior de coimas que sufrí y en vez de tener soluciones tuve más problemas”. En esa ocasión, según comentó, le clausuraron 8 locales que figuran a su nombre, 2 negocios de él y el resto alquilados, por requerirle algunas exigencias comerciales que solo poseen locales bailables, como el caso de la instalación de una puerta de emergencia que le habría costado 10 mil pesos, como se la debieron encargar especialmente demoro en llegarle lo que le costó una nueva multa, sumadas a otras que ya le habían sancionado.