Apagón en Radio El Vecinal

11-08-2017 | Censura


En estos momentos se está produciendo la baja  de la emisora. El ente que lleva adelante la tarea es el ENACOM. La excusa esta vez sería por “invasión del espacio aéreo”.


Hace algunos minutos se supo que por segunda vez sacaron del aire la Radio El Vecinal. A diferencia de la anterior oportunidad en que fue el mismo gobierno municipal el ejecutor, hoy es el ENACOM el que lleva adelante la tarea.

La excusa para arremeter contra un medio de comunicación local sería la “invasión del espacio aéreo”.

LAS PALABRAS DE LOS AGENTES DEL ENACOM EN LA PUERTA DE LA RADIO

En el lugar pudimos entrevistar a los agentes de la ENACOM quienes no informaron que recibieron “una denuncia de la fuerza aérea diciendo que la torre del aeropuerto internacional de Ezeiza se encuentra con interferencias ya hace varios días” ,  y que teniendo  “las pruebas correspondientes” supieron que  “la interferencia la está generando la 105.1.   por una perdida o fuga de energía que está teniendo la radio por un problema técnico”.

Por otra parte explicó que “la zona de General Rodríguez es pista aérea y pasan los aviones por arriba y cuando están sobrevolando esta zona pierden contacto con la torre”, situación que “puede poner en riesgo algún vuelo”.

Respecto a la medida legal que se tomó al respecto indicó: “por el momento la radio se va a tener que apagar y llamar al técnico, yo le voy a dejar todos los datos, la mayor cantidad de datos posibles para que el técnico revise el problema, y después de eso, de que solucione el problema el técnico se hace un descargo formal a la ENACOM, informando que el problema no fue adrede, que ya está solucionado para que vuelva a salir al aire. Desde hoy la radio deja de funcionar hasta que haga el descargo”.

La medida se escuda en la Resolución 20164E/2017 de ENACOM, por la cual delega en la Dirección Nacional de Control y Fiscalización del organismo la función de “disponer la clausura, secuestro, apercibimiento, multa y/o comiso según corresponda, de estaciones radioeléctricas no autorizadas o en infracción, incluyendo las de radiodifusión“.  La medida incluye la disposición de que la clausura y decomiso de equipos se realice con la participación del poder judicial y la fuerza pública, en caso de ser necesario.

Desde principio de año, muchos medios comunitarios, tanto de General Rodríguez como de otras localidades, expresaron que la discrecionalidad de esta Resolución puede darle al Estado la capacidad de “embestir contra las voces disidentes“, por lo que expresan su rechazo a “cualquier intento de clausurar radios, comunitarias y populares, bajo cualquier pretexto“.

ANTECEDENTES…

El jueves 26 de enero el Semanario El Vecinal N°1181 salía a las calles, a pesar de las claras intenciones que existieron de que esto no suceda. Con una tapa atípica, pero contundente, el titular reflejaba el hecho sufrido por orden de las autoridades municipales. CENSURA dicía el título, y podía verse la imagen de Sebastián Piccardo, Director de la FM y el Semanario, con la boca amordazada.

En un duro editorial del semanario, Piccardo pouso al descubierto, según sus dichos, un supuesto  ofrecimiento monetario que le habría realizado “a mediados del año pasado” un funcionario “multigobierno”.

Continuando con el escrito, el conductor del programa “Buenas Migas”, que se transmitía por las mañanas en FM el Vecinal, radio clausurada por el municipio, agregaba que si él hubiese aceptado ese dinero “hoy seguramente no estaría pasando por esta situación persecutoria, que se está realizando sobre mi persona y sobre nuestros medios en general”. Además remarcaba que tal vez el Gobierno de Darío Kubar esté “acostumbrado a la compra y venta de periodistas como si fueran chupetines”.

Ahondando más sobre el ofrecimiento monetario por parte del funcionario “multigobierno” Piccardo agregó que cuando se presentó a su oficina le “dijo que ponga cifras”, a lo que le contestó “¿Y cuánto sale mi silencio: diez, cien, mil, millones de pesos?”.

Después remarcó que “lo que hemos logrado hasta ahora, lo vamos a defender a muerte y sin negociación posible de nuestras convicciones”,  señaló además que no le deben “absolutamente nada a los poderes políticos de turno como para que nos impongan someternos a sus voluntades”.

Para finalizar, Sebastián Piccardo, cerró su editorial afirmando contundentemente: “el día que deba declinar mi libertad, tranquilamente me iré a trabajar de otra cosa, porque ese momento marcará sin dudas, el final de mi carrera”.

Ver Tambien:

Comentarios:

Sin Comentarios

Dejá un Comentario