En una nueva jornada de formación organizada por la Juventud de la Corriente Federal de Trabajadores se plantearon los límites alcanzados por el proyecto nacional y popular en el ámbito de la justicia y la comunicación y las  perspectivas a futuro en la que los obreros sean los protagonistas.


El viernes pasado por la tarde, en la histórica sede de la federación Grafica Bonaerense, se realizó la segunda charla debate de la Juventud de la Corriente Federal de Trabajadores CGT, que tiene como referente a Heber Ríos, Secretario de Cultura Prensa y Propaganda de Atilra y secretario General de la seccional General Rodríguez.

El encuentro que comenzó alrededor de las 16 horas contó con la participación de más de 120 jóvenes de diferentes sindicatos como Satsaid, curtidores, gráficos, lecheros, judiciales y rurales.

El eje del debate en este caso sería “La injerencia de las corporaciones en la democracia. Los desafíos del campo popular”. Para disertar sobre el tema estuvieron Vanesa Siley, Secretaria General de Sitraju CABA; Gustavo Bellingeri, Secretario Gremial de Satsaid; José Cornejo, Director de la Agencia Paco Urondo, y Damián Loretti, abogado y profesor universitario argentino, especializado en política y derecho de la comunicación y uno de los impulsores y redactores de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

El inicio y moderación de la charla estuvo a cargo de María Belén Ponce, quien remarcó y solicitó a quienes estaban presentes que se fomentara la participación de las mujeres en los espacios de militancia sindical, y en este sentido además celebró la conducción de su propia organización por la mujer que tenía sentada a su lado, Siley.
Posteriormente se dio paso a la disertación de cada uno de los invitados, para luego comenzar el debate que se extendería por casi dos horas.

Según se anunció durante la jornada, durante las dos semanas posteriores se realizarán los últimos encuentros de los cuales surgirá el material audiovisual para aquellos que no hayan podido asistir por diferentes razones. Además el mismo servirá como base para el Primer Encuentro de Juventud organizado desde la CFT-CGT.

VANESA SILEY
La secretaria general comenzó explicando que son las corporaciones y como operan en los diferentes planos, pero en especial en el ámbito judicial, ya que según lo planteó hoy forman parte de la “tríada destituyente y persecutoria” que demonizan a los dirigentes populares.

En línea con ello es que expresó la imperiosa necesidad de democratizar las instituciones, de reformar los mecanismos de elección de cargos en el poder judicial, para lo cual es necesario militar incansablemente y con claridad.

“El poder judicial, es público, por lo tanto debería depender del pueblo” su constitución, dijo y ejemplificó contando que los cargos en otros países se eligen por voto directo de los ciudadanos y acá son vitalicios.

Para Siley hay que conocer en profundidad las características de este sector de poder, por ello explica que más allá de las luchas cotidianas a las que están acostumbrados llevar adelante, los trabajadores deberían tomarse el tiempo para aprender.

Ahondando más en la cuestión manifestó que ya que este tipo de poder atenta contra la democracia hay que plantear como objetivo a futuro una “nueva constitución social” que instale las transformaciones de forma estructural de modo que no puedan ser barridas de un día para el otro.

“El sindicalismo es el único capaz de combatir para empujar las transformaciones de fondo” finalizó diciendo.

JOSÉ CORNEJO
El periodista militante comenzó haciendo hincapié en lo auspicioso que son los esquemas de organización del movimiento obrero como lo puede ser una charla debate de las características de la que estaba participando, para luego remarcar que para poder proyectar a futuro se debe empezar analizando desde la derrota, y diferenciar las equivocaciones.

Posteriormente siguió desarrollando como desde la comunicación, en los 90, se apostó para impulsar “el fin de la clase trabajadora” en los medios, es decir la representación de una sociedad sin obreros, lo cual tuvo su correlato en el desarrollo de un modelo de comunicación que propicia el bombardeo de producciones de sentido común. Puso de ejemplo para graficar lo que estaba expresando lo que paso con el último recital del Indio Solari, sobre lo que se comunicó sobre ese evento.

Según Cornejo quienes forman parte de las corporaciones en el ámbito de las comunicaciones sustentan el relato de las minorías proponiendo cosas nuevas constantemente para que todo pase y nadie se tome siquiera el trabajo de chequear lo que se dice.

Eso que él define como “posverdad” protegida por la “guardia pretoriana comunicacional” sólo puede combatirse volviendo a las bases del periodismo, pero además logrando construir desde el movimiento obrero organizado una experiencia comunicacional propia. “Poder utilizar mecanismos baratos para poder esquivar las estructuras de dominación. Construir medios que puedan dar la batalla” a pesar de que la tarea no sea considerada para ser ejercida por los laburantes.

GUSTAVO BELLINGERI
Propio del sector en el que ejerce su cargo sindical, el secretario gremial expresó que si los trabajadores no están en las calles, las corporaciones tienen vía libre para pintar la realidad como se les plazca. Que de ello depende el poder que tengan las corporaciones sobre la formación de opinión. Un claro ejemplo de ello fue la manifestación en contra del 2 por 1 aplicado a quienes cometieron crímenes de lesa humanidad, lo que según Bellingeri, fue una derrota para la derecha porque no pudieron instalarlo por más que todos los medios estuvieran acompañando.

Ahondó además en las características fundamentales de las corporaciones en el ámbito de la comunicación. En este sentido remarcó la globalización de las mismas, como así también su concentración. Bellingeri además expuso que la lucha es en contra del monopolio de los medios, pero también en contra del monopolio de las telecomunicaciones.

Posteriormente remarcó como tarea ineludible la creación de medios de comunicación populares, avanzando desde el estado en este sentido, y desde ellos representar nuevamente el sentido del pueblo, a la clase trabajadora, considerando que los medios son una herramienta más para la lucha.

El desafío para el sería diseñar políticas que faciliten el desarrollo de medios populares que ya existen en las filas del movimiento obrero, desde donde se considera la comunicación como un bien social.

DAMIÁN LORETI
En principio remarcó, al igual que Siley, la necesidad de democratización de la ley, pero que esto no puede ser posible “si no se discute en las plazas”, si no se milita para que todos entiendan lo que ello significaría.

Entre las limitaciones que hubo en el ámbito dela justicias hizo mención de la acumulación de casos de crímenes de lesa humanidad que se han acumulado y que están vinculados al poder económico, dando como ejemplos los casos de Techint o Blaquier en los que se dice que si muere el represor no hay nadie a quien culpar, desligando de culpabilidad a la empresa por la tortura y desaparición de sus trabajadores.

Pero también remarcó que el pro había prometido que llegaban para proteger las instituciones, el republicanismo, pero que sin embargo destituye y nombra jueces y fiscales a su antojo.

Sobre el papel que desarrollan los medios de comunicación expresó que son quienes “invisibilizan los conflictos”. Por ello para Loreti se debe reconfigurar el mapa de medios, poniendo límites a la concentración de capital en el sector.

En el caso de los medios propone explotar la comunicación con herramientas digitales que permitan eludir la hegemonía existente, a la vez que se debe realizar una audiencia pública para decidir que se hace con un recurso como lo es la comunicación.

Por otra parte volvió a remarcar los errores al no haber favorecido a los medios de comunicación populares y comunitarios, no haber desarrollado una cadena de distribución de contenidos y generar los canales que se podían haber creado, además de poner en el TDA lo que el cable no ofrece.

 

Comentarios:

Sin Comentarios

Dejá un Comentario