MASIVA ASAMBLEA DE TRABAJADORES


[intense_alert color=”#8db624″ font_color=”#ffffff” border_radius=”0″ margin_bottom=”30″ padding_top=”5″ padding_bottom=”5″]

07-04-2017 | ACATAMIENTO TOTAL DEL PARO EN MASTELLONE HNOS. Y LOGÍSTICA L.S.

[/intense_alert]

[su_divider top=”no” divider_color=”#b6b6b2″ size=”1″]

Las empresas lácteas dejaron de producir durante todo el día. El acatamiento de los trabajadores fue  total. Además del cese de tareas, el jueves por la mañana más de 1000 trabajadores se reunieron para informarse y debatir sobre la situación política y económica del país y de la industria láctea. La necesidad de un plan de lucha.

[su_divider top=”no” divider_color=”#b6b6b2″ size=”1″]

[intense_dropcap]L[/intense_dropcap]os trabajadores del radio de influencia de la seccional General Rodríguez de Atilra abandonaron masivamente sus puestos de trabajo ni bien dieron las 00 horas del jueves 6 de abril, día elegido por el triunvirato de la CGT, a raíz de la presión ejercida por los trabajadores, para llevar adelante una Huelga General.

Desde los días previos a la Huelga, delegados y dirigentes de la Asociación de Trabajadores de la Industria Láctea de la República Argentina (Atilra) habían recorrido los distintos sectores de las empresas Mastellone Hnos., Logística L.S., así como también medianas empresas que entran dentro del radio de influencia de la Seccional Rodríguez, ubicadas en Luján y Marcos Paz. Los representantes de Atilra hablaron con todos los trabajadores, que respondieron favorablemente a la medida de fuerza concordando retirarse de sus puestos de trabajo a partir de las 12 d la noche. “Acabamos de recorrer el interior de la fábrica, también la planta de armonía, logística La Serenísima. Hay un acatamiento del 100 por 100 de los trabajadores”, comentaba entonces el Secretario General, Heber Ríos. Atrás de sí quedaba una fábrica completamente vacía.

Las empresas debieron prescindir obligatoriamente de la producción ante el total acatamiento de las bases. Solo trabajarían algunos empleados administrativos que se presentaron a sus puestos laborales.

El día del Paro

Al día siguiente, los trabajadores reunidos en la esquina de Teresa Mastellone y Brown se trasladaron en una gigantesca caravana de automóviles y motos hasta el Predio Recreativo y Deportivo de Atilra, pasando por todo el centro de la ciudad de General Rodríguez.

Una vez allí se llevó a cabo una multitudinaria asamblea en la que los dirigentes del gremio informaron a los trabajadores los porqués de la adhesión al paro y los pormenores de la compleja situación económica que atraviesan los sectores populares de nuestro país, y la industria lechera en particular.

Si bien la caravana estaba convocada para las 9 de la mañana, desde temprano se fueron convocando trabajadores en las puertas de la fábrica. Poco a poco se fue congregando una multitud, hasta que la gigantesca caravana emprendió su camino.

Encabezando la columna iban una gran cantidad de motos y un camión que transportaba a la banda de Atilra, que fueron alentando con los bombos y trompetas durante todo el recorrido. La fila de autos tenía una extensión aproximada de 1 kilómetro y medio, y pasó por la esquina del palacio Municipal (conducido por el intendente Pro Darío Kubar), el mismo día que la gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, visitó fugazmente nuestro municipio sin anunciarlo, y haciendo que visitaba “Una vivienda de un vecino común” (Ver nota aparte).

Lentamente la caravana fue llegando al predio. La banda de Atilra recibió sonando a los trabajadores. Más de 1000 fueron los compañeros que se hicieron presentes a la asamblea. En un pequeño escenario se acomodaron quienes estarían como oradores de la jornada, Matías Guerisoli, Secretario de Cultura, Prensa y Propaganda, Mario Chávez, Secretario Adjunto de la Seccional Rodríguez, Heber Ríos, Secretario General, Julio Sigales, Delegado General de la Comisión Interna de Mastellone Hnos. y Claudio Cisneros, Secretario de Actas.

Asamblea General

El primero en hacer uso de la palabra fue Mario Chávez, quien agradeció el acompañamiento de todos los trabajadores, de las diferentes empresas, las grandes, medianas y pequeñas de Lujan, Marcos Paz y de las locales, y luego expresó: “lo que tenemos que hacer los dirigentes es trabajo de conciencia con los trabajadores, de integración, de solidaridad, y eso es parte de esta asamblea también. En todo plan de gobierno que termina afectando al trabajador, o a una parte de la sociedad vienen estas medidas. El gobierno debe buscar un modelo sustentable para el trabajador y los empresarios el único plan de lucha que tienen ante la crisis es el del reajuste, achicar”.

Luego hablaría Heber Ríos, quien también agradeció a los cuerpos de delegados de todas las empresas. Recordó que pronto se cumplirán 8 años desde la asunción de la nueva comisión al frente de Atilra, desde que asumió el compromiso de defender los intereses laborales y profesionales de todos los trabajadores lecheros.

El dirigente sindical destacó que si bien se adhiere al paro, “no nos plegamos al paro por acatar la decisión del triunvirato que conduce la CGT, con el cual tenemos grandes diferencias los gremios que componemos la Corriente Federal de Trabajadores, sino que porque tenemos sobrados motivos para plegarnos”.

Ríos también destacó que desde el ultimo Confederal de la CGT, realizado en agosto del 2016, las organizaciones integrantes facultaron al triunvirato para declarar una medida de fuerza, a la cual llamarían casi un años después, ya padeciendo las consecuencias de las políticas anti populares del gobierno de Mauricio Macri, entre las que se cuentan las gran cantidad de despidos, los tarifazos, el mega endeudamiento externo, etc. Al respecto afirmo que desde la CFT venían reclamando el paro desde antes incluso de que Macri vetara la ley antidespidos, que prohibía los despidos por un lapso de 3 meses.

El dirigente también destacó que la empresa intento intimidar a los trabajadores mediante un comunicado en el que amenazaban con el descuento del día para aquellos que no se presentaran a trabajar. Algunos se presentaron, y eso fue un motivo de charla constante entre los trabajadores, de hecho Ríos remarcó “Son carneros, porque así se les llama a los rompehuelgas, a aquellos compañeros que piensan en uno mismo, en forma individual y no en forma conjunta”. En este sentido también exclamo, recibiendo el aplauso de todos los trabajadores: “Que se metan el día en el culo, acá estamos llevando adelante la medida de fuerza a pesar de las amenazas. Hoy paramos un día, si tenemos que para una semana o un mes lo vamos a hacer, porque no nos vamos a quedar de brazos cruzados viendo como nos aprietan”.

Pasado presente

Heber conto una anécdota personal, que no deja de ser gráfica y significativa a la vez: “Nosotros ya atravesamos este tipo de situaciones. Nosotros vimos que cuando los empresarios están dispuestos a reestructurar, cuando los números no cierran, nosotros vimos cómo se iban nuestros compañeros de al lado. Se fueron más de 600 compañeros en el año 97 y 98”. Sobre esto comento que en ese momento fue uno de los trabajadores que “no se metió” para intentar ayudar a los compañeros que iban a ser despedidos, preocupándose por su propia persona, sin embargo esa situación marcaría un “click” en su historia personal, prometiéndose no volver a quedarse al margen de los conflictos y hacer todo lo posible para que esa situación no se vuelva a repetir.

Además el Secretario General puntualizó sobre los motivos de paro, que no es una “medida de fuerza contra el sector industrial, contra una empresa en particular” sino contra las políticas de ajuste. Al respecto agrego que: “Hay que hablar de política, porque este paro lo señalan como un paro político, y muchos le esquivan a hablar de ese tema, pero es un paro político, contra las políticas económicas que está llevando adelante este gobierno y que van en detrimento de todos los trabajadores y de los que menos tenemos. No hay una sola medida económica que haya implementado el gobierno de cambiemos que haya favorecido a algunos de los que estamos acá presentes”.

También agregó que el salario de los trabajadores lecheros es “uno de los salarios más dignos de nuestro país”, lo que posibilita que “puedan tener una espalda para recibir esos embates”. Como ejemplo basta el caso de Sancor, donde se “corre riesgo serio de que 4000 compañeros se queden en la calle”. En este sentido remarcó que el caso de Sancor es quizás el más conocido, pero que han cerrado las pequeñas y medianas empresas por la imposibilidad de los dueños de mantenerlas produciendo por los altos costos impositivos, de luz, de gas, de agua, y que como dirigentes gremiales no se van a quedar con los brazos cruzados esperando a que eso pase en General Rodríguez.

Al finalizar la asamblea los presentes pudieron compartir el almuerzo, charlar y partir con la certeza de que se avecinan tiempos de lucha, pero cargados de compañerismo, solidaridad y entrega con el que se tiene al lado.

[intense_video video_type=”youtube” video_url=”https://www.youtube.com/watch?v=EIeoFnMOcZo” show_related=”1″ loop=”1″]

Comentarios:

Sin Comentarios

Dejá un Comentario